Project Description

Ya en el momento del parto, el bebé sufre traumatismos importantes que pueden condicionar su salud en los primeros años de vida. Los partos instrumentalizados con fórceps o ventosas, pueden provocar en el cabeza del niño lesiones o incluso deformidades craneales que precisan un tratamiento osteopático. En el primer año y medio de vida es donde este tipo de abordaje terapéutico resulta más eficaz. También como consecuencia del parto con fórceps se pueden producir compresiones de raíces nerviosas en la base del cráneo del bebé; nervios que van destinados al control de diversos órganos, especialmente del territorio digestivo, pudiendo comportar tanto reflujo del bebé como cólico del lactante.

La osteopatía y la fisioterapia pediátrica ofrecen un tratamiento eficaz en estos casos y en otros similares.

También en la etapa adolescente, se dan situaciones que requieren un abordaje fisioterapéutico u osteopático. Problemas a menudo derivados de posturas incorrectas o la práctica deportiva entre otros.

Los tratamientos más solicitados en este campo son:

Bebés
  • Cólico del lactante
  • Reflujo del bebé

  • Irritabilidad

  • Lacrimal obstruido

  • Deformidades craneales

  • Tortícolis congénita

  • Traumatismos provocados por el parto

Adolescentes
  • Escoliosis

  • Lesiones en la práctica deportiva

  • Tendinopatías derivadas del crecimiento
  • Enfermedad de Osgood Schlatter (Dolor rodilla en la etapa de crecimiento)
  • Enfermedad de Sinding Larsen-Johansson (Dolor rodilla, etapa de crecimiento)
  • Enfermedad de Sever (Dolor en el talón, etapa de crecimiento)